La complicidad uruguaya con los desvaríos del chavismo

Off Topic

09.02.2019 a las 22:42 hs 10 46 0



El gobierno de Tabaré Vázquez actúa en política exterior como prisionero de una mayoría parlamentaria que se alimenta de una vacía retórica antiimperialista

Exiliado en Jamaica, Simón Bolívar escribió una premonitoria Carta en 1815: "En cuanto a la heroica y desdichada Venezuela, sus acontecimientos han sido tan rápidos y sus devastaciones tales que casi la han reducido a una absoluta indigencia y a una soledad espantosa, no obstante era uno de los países más bellos de cuantos hacían el orgullo de América".

La diferencia entre ese momento y el actual está en que, en aquel lejano tiempo, recién se estaban fundando nuestras repúblicas, en medio de las turbulencias de la emancipación, mientras que la actual Venezuela supo ser un país próspero, que en los años de las dictaduras latinoamericanas de los 70 ofrecía amparo. Era envidiable ver un sistema de partidos firme, casi calcado de los europeos.

El régimen chavista, que fue liberticida desde el primer día, ha tenido la activa complicidad de nuestros populismos sudamericanos (de los gobiernos de los Kirchner en la Argentina y los del PT en Brasil, muy especialmente). Uruguay no ha sido ajeno a eso.
Maduronheredó el desastre económico de Chávez, pero lo profundizó y le añadió atropellos incluso mayores a las libertades. De todas las dictaduras latinoamericanas, no hay dudas de que ésta ha sido la más ineficiente, la más torpe, la que ha logrado un nivel de destrozo de las estructuras productivas y sociales del país que carece de antecedentes.

Uruguay en ningún momento ha expresado preocupación y no se ha atrevido, en momento alguno, a calificar de dictadura al gobierno de Maduro.

Difícil de entender, ya que , históricamente, Uruguay estuvo del lado de las democracias en las guerras mundiales y en los conflictos latinoamericanos. La explicación es sencilla: el Frente Amplio sumó partidos de origen socialdemócrata o incluso socialcristiano, con movimientos que, como el Partido Comunista uruguayo, siguen reivindicando la lucha de clases. Razón por la cual Tabaré Vázquez, presidente democrático, es prisionero de una mayoría parlamentaria con una retórica anti imperialista vacía, tiene la mente en la época de la "guerra fría", a pesar de vivir en una economía de mercado y en democracia.

Mario Vargas Llosa, con ingenuidad política, puso al Frente Amplio como un ejemplo para la izquierda latinoamericana. Mirando con superficialidad el funcionamiento democrático, le parecía ejemplar que los gobiernos frentistas no hayan llevado al país a un desastre dictatorial o a una corrupción de magnitud "petista". Sin embargo, desaprovechó el viento de cola de las "commodities" de la década iniciada en 2003, la inseguridad es más alta que nunca, la educación fue degradada y, como si fuera poco, avergüenza con su complicidad con Maduro. A no olvidar: cuando Paraguay fue excluido arbitrariamente del Mercosur, para abrir la puerta al chavismo, el ex presidente de Uruguay, Mujica, salió del Uruguay diciendo que no se podía suspender a la república guaraní y retornó, luego de reunirse con Lula y la Cristina Fernández de Kirchner, diciendo que votó lo contrario porque "la política estuvo por encima de las leyes".

Tabaré debe reconocer 1º la legitimidad de Guaidó, para que tenga sentido una salida pacífica a la crisis en Venezuela.



Posteado por:

Santiago

Usuario Recomendado

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!

Posts Relacionados:

  • Detienen a Moria Casan en el puerto de Montevideo
  • La complicidad uruguaya con los desvaríos del chavismo
  • Encuentran pelota fosilizada
  • La hija de Melconian atropelló a un policía en Uruguay