Mi anécdota traviesa

Off Topic

23.05.2019 a las 21:43 hs 45 400 0

Era el año 2009. Trabajaba en un kiosko en el microcentro porteño. Ahí descubrí cosas que el común de la gente no tiene idea: que a la noche es súper inseguro, que está lleno de privados y que hay bocha de travas, algunas de las cuales eran clientes del kiosko. Al kiosko le podías pedir por teléfono que te lleven las cosas. Había un edificio donde todos eran travestis o gays. Una travesti tenía el siguiente aspecto

[img]https://pbs.twimg.com/profile_images/1110945951836004352/H7BHESBu_400x400.jpg[/img]


No miento. Si no sabías que era un trava, ni te dabas cuenta.

Y de ese edificio donde todos eran travestis o gays había clientes regulares. Unos iban al kiosko y otros pedían por teléfono y yo tenía que llevarles. Siempre te daban propina en ese edificio; eso hay que reconocerlo. Y, cuando tenía que llevarles, tenía que llevarles cosas a la puerta del departamento, no a la puerta del edificio. Y la travesti que se parecía a Guillermina Valdés pedía casi todos los días algo y quería que se lo llevara yo. Yo era bastante tímido para esa época y ella lo notaba. En esa época tenía 22 pero parecía más chico. En un momento empezó a decirme que le gustaba y yo no sabía qué hacer. Ella iba agarrando confianza de a poco. En una me dijo que no tenía a mano propina, QUE ENTRARA Y ELLA BUSCABA PROPINA EN OTRA HABITACIÓN. Yo entré y ella cerró la puerta con traba. Me preguntó si no quería algo para tomar y yo le dije que no, que estaba apurado y me tenía que ir. Esa fue la primera vez que me puso nervioso.

A la vez siguiente que le llevé algo me hizo la misma, pero esa vez cerró con llave. El departamento era de dos ambientes, y al lado de la puerta había una cama. Supongo que ella la usaba con sus clientes. En la cama había otra travesti que parecía el carucha Müller; estaba con el torso desnudo y se lo tapaba con la sábana. La otra, la que se parecía a Guillermina Valdés, se metió a la cama con la otra y me dijo que baile para ella. Yo le dije que me abriera la puerta, que me tenía que ir porque estaba apurado. Ella me dijo que me pusiera frente a la cama, supongo que para verme de frente. Accedí; ella tenía la llave. Me dijo que para irme le tenía que hacer un striptease. Me paralicé. Yo le pedí que me abriera la puerta, que estaba apurado, que tenía que hacer entregas a otros clientes. Hubo un minuto de silencio que pareció una eternidad. Después ella desistió y terminó abriéndome la puerta, no sin antes encajarme un beso en la mejilla. Ah, me dio propina también.

En una de esas fui y me abrió un chico amanerado que la estaba maquillando. La saludé. Ella estaba sentada con una toalla que le tapaba el pelo, otra que le tapaba las piernas y otra que le tapaba las tetas. Me dijo "Me gusta que seas tímido, hace que me gustes más". Se sacó la toalla que le tapaba las tetas, me las mostró y se las sacudíó de un lado a otro. TODO ESTO ES VERDAD, 100% REAL, NO FAKE. Yo me sonrojé y se me vio una sonrisa. Ella lo notó. El chico me dio la propina y me fui.

Después ya no llamó más. Creo que había conseguido un novio. Cuando compraba algo del kiosko, ella iba. Ya no pedía por teléfono. Después dejé de trabajar en el kiosko y no supe más nada de ella.

¿Ustedes qué opinan? ¿Le tendría que haber entrado como un tren sin frenos? Opinen. Salu23


 


Posteado por:

Santiago

Excelente Usuario

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!

Posts Relacionados:

  • Mi anécdota traviesa
  • Murió Elsa Serrano en un incendio